Hola “pastanagas”,

Os traigo una deliciosa y sencilla receta con gran aporte de nutrientes.

El calabacín contiene vitamina C, B3 y provitamina A, ademas de fibra y gran cantidad de agua. Para la Chía diremos que ha sido catalogado como un super alimento, pero eso no es más que un término de marketing, pero se le ha puesto ese apodo por que tiene una mayor cantidad de nutrientes que otros alimentos: A las semillas de chía se le atribuyen el doble de proteína que cualquier otra semilla, quintuplica el calcio de la leche entera, además de contener boro, mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos, posee el doble de potasio que los plátanos, es tres veces más antioxidantes que los arándanos, y tiene tres veces más hierro que las espinacas, a parte de grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega 3. También es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas. Son una fuente completa de fibra y proteínas, así que es ideal si se quiere prescindir de la carne de animal (de cualquier tipo, incluido peces).

He aprendido que la forma más óptima de consumirla es humedeciéndola primero. Debe eclosionar la “gelatina” para que sea digestiva y podamos absorber sus propiedades. Sino, la expulsaremos tal cual la hemos ingerido. Su sabor es nulo o casi, no sabe a nada por lo que no nos varía el sabor de nuestros platos y es ideal para enriquecerlos. A mi me encanta incluirlo en sopas o cremas de verduras pues hacen el plato mucho más nutritivo.
FullSizeRender

Ingredientes (para 4 personas):

500gm de Calabacín sin pelar

500ml de agua

1 cucharadita de sal

2 cucharadas soperas de Chia

1 chorrito de aceite de oliva

Puede sazonarse con pimienta o incluso añadir 50gm de cebolla si os gustan (es diurética, tiene propiedades antitrombóticas ademas de ser un antibiótico natural por su contenido en azufre) o incluso alguna patata. A los más pequeños les encanta con algún terrón de queso (aunque yo recomiendo no añadir lácteos que no sean de origen vegetal por ser de más fácil digestión).

Es tan sencillo como hervir todos los ingredientes durante unos 25 min. Batir todo con la Thermomic, túrmix o similar para darle consistencia de crema, y ¡A comer!

Una sugerencia, si no sois vegetarianos o veganos, es añadir algunas virutas de jamón serrano por encima justo antes de servir (nos puede aportar vitamina B1 y sodio). ¡Está delicioso y le dará un toque saladito a la crema!

¡Espero os guste!